domingo, 10 de abril de 2016

Secuencia didáctica para favorecer la expresión oral en Primaria.

         

Entre las propuestas curriculares para el desarrollo de la expresión oral en la Educación Primaria, encontramos algunos elementos interesantes para elaborar tareas en el aula. Entre ellos destacaría que el alumnado  debe:
*Participar en situaciones de comunicación, dirigidas o espontáneas, respetando las normas de la comunicación: turno de palabra, organizar el discurso, escuchar e incorporar las intervenciones de los demás.  CCL, CSC, CPAA
*Integrar y reconocer la información verbal y no verbal de los discursos orales. CCL,CPAA
*Comprender el sentido global de los textos orales, reconociendo las ideas principales y secundarias e identificando ideas o valores no explícitos. CCL,CPAA
*Interpretar el sentido de elementos básicos del texto oral necesarios para la comprensión global (léxico, locuciones). CCL,CPAA
*Utilizar de forma efectiva el lenguaje oral para comunicarse y aprender escuchando activamente, recogiendo datos pertinentes a los objetivos de la comunicación. CCL,CPAA,CSC,SIE
A continuación propongo la secuencia didáctica “El espejo”, que favorece la interpretación de datos y opiniones entre el alumnado.
Secuencia didáctica "El espejo" by Estrella López Aguilar

domingo, 3 de abril de 2016

¿Qué leen los niños y jóvenes españoles?

Con ocasión de la celebración del Día Internacional del Libro Infantil , el 2 de abril, el Observatorio de la Lectura y el Libro ha publicado la última actualización de su informe Los libros infantiles y juveniles en España 2014-2015.

¿Y qué nos muestra este informe sobre las preferencias lectoras de nuestros niños y jóvenes en los últimos años? ¿Qué leen?




En 2014 se editaron casi 54,3 millones de ejemplares de libros infantiles y juveniles, casi una cuarta parte del total del sector.

Actualmente el libro infantil y aborda cualquier temática y acompaña al niño desde sus primeros meses de vida.

La oferta se dirige a todas las etapas del niño, incluso bebés, con objeto de satisfacer sus necesidades educativas y su creciente curiosidad. La versatilidad de este tipo de libros se refleja en la continua innovación en sus formas de fabricación, enfoques de contenidos y variedad de materiales: desde libros interactivos, con audio, con adhesivos, solapas o desplegables, hasta libros de tela para morder, para el baño y todo un sinfín de opciones en las que es común aunar libro y juego y que, junto a la creciente preocupación de los padres por la formación de sus hijos, han hecho de ellos un sector en alza con títulos de larguísimo recorrido en nuestro panorama editorial como El monstruo de los colores, de Anna Llenas, o el famosísimo pollo Pepe

Superada la fase de primeros lectores o prelectores, seguimos encontrando al incombustible Geronimo Stilton y a su hermana Tea, así como al famoso Greg, un personaje totalmente asentado en nuestro mercado y auténtico éxito editorial, que va por su décima entrega, y que ha llegado a inspirar una secuela pensada para chicas con el Actualmente el libro infantil y aborda cualquier temática y acompaña al niño desde sus primeros meses de vida 26 Diario de Nikki. Mucho humor también se desprende de Los gemelos Tapper se declaran la guerra, primera entrega de una serie creada por Geoff Rodkey donde se da un vuelta de tuerca a los conflictos fraternales. También interesante es la propuesta de Roberto Santiago con la serie Futbolísimo, y su nueva propuesta de aventuras y humor con la colección Los forasteros del tiempo, sin olvidar la gran cantidad de libros inspirados en series televisivas o personajes cinematográficos, principalmente de la factoría Disney.

El libro infantil y juvenil español, consecuente con la diversidad del público al que va destinado, que en ocasiones salta las supuestas barreras de edad a las que en principio va dirigido, se define por la variedad de la oferta, cubriendo un gran abanico de géneros y formatos: desde las colecciones consolidadas de grandes grupos editoriales hasta un importante número de novedades anuales, la denominada y un poco peligrosa “novedadmanía”, con especial peso de la novela, el libro ilustrado, la poesía y, en menor medida, libros divulgativos.

Respecto a los temas, al echar la vista atrás vemos que si el comienzo de la década estuvo caracterizado por un cambio de tendencia con una vuelta al realismo y el relevo estilístico del género fantasy, que en los últimos años había estado totalmente dominado por la moda romántico-vampírica de la saga Crespúsculo y sus variaciones posteriores como Oscuros, donde Lauren Kate cambió vampiros por ángeles, siguieron apareciendo obras que demostraban que el género fantástico seguía de moda y readaptándose con otros “best sellers” de largo recorrido como la saga de George R. R. Martin Canción de hielo y fuego, Los juegos del hambre, de Suzanne Collins, o la trilogía Divergente, de Veronica Roth. Actualmente la polarización fantasía-realismo parece superada porque hay una oferta mucho más diversa.

Al incombustible y divertido Greg le salen competidores patrios que hacen frente a los pequeños o grandes dramas cotidianos con mucho humor como La vida secreta de Rebecca Paradise, de Pedro Mañas, que le valió el Premio Barco de Vapor 2015; o la también divertida El club de los Bichos, de Laida Martínez, Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga 2014, que muestra cómo la camaradería ayuda a la protagonista a superar los problemas.
Temas complejos se encuentran en novelas como La colina, de Francisco Díaz Valladares, sobre el embarazo adolescente; Desnuda, del veterano Jordi Sierra i Fabra, que aborda la violencia de género en los jóvenes; o el sida, tratado por la sudafricana Jenny Robson en All for love. Otros autores consagrados como Care Santos, con Mentira, Premio Edebé de Literatura Juvenil 2015, también ha continuado por la senda realista, a los que hay que sumar otras propuestas como Sin miedo, de Manuel L. Alonso, donde su protagonista, un niño “diferente”, está dispuesto a todo por no perder al amigo que por fin ha encontrado.

 En contraste con la corriente realista, el género fantástico, sin gozar del protagonismo que ha tenido en tiempos pasados sigue presente con obras de gran calidad. En el terreno nacional, Laura Gallego continúa tirando del carro. Si en 2014 celebró por todo lo alto el décimo aniversario de la trilogía Memoria de Idhún, a la que se añadieron obras para sus fans más incondicionales como Enciclopedia de Idhún, o en una vuelta de tuerca #soyidhunista, libro escrito por uno de sus más fieles seguidores, Pablo C. Reyna, impulsor de la primera comunidad de fans de Memorias de Idhún; en 2015 volvió con Todas las hadas del reino, una novela ambientada en un mundo fantástico que evoca a los cuentos clásicos. Además hay propuestas fantásticas muy variadas como El mar, con la que Patricia García-Rojo recrea un mundo imposible después de una catástrofe como un tsunami y que le ha valido el Premio Gran Angular 2015; la estupenda Escarlatina, la cocinera cadáver, de Ledicia Costas, con la que ha logrado el Premio Nacional del Libro Infantil y Juvenil 2015, una historia de humor negro que nos traslada al Inframundo; el cuento surrealista y fantasioso El asombroso viaje de la voz del señor Bianchi, de Pepe Serrano.

Fantasía y realismo aparte, también ha habido lugar para las aventuras y el misterio, con títulos tan interesantes como La casa de los sueños olvidados, de Heinz Delam, Premio Alandar 2015; Jordi Sierra y Fabra con Zigzag, una aproximación al género negro; Los gemelos congelados, última entrega de la serie del detective Flanagan, de Andreu Martín y Jaume Ribera. De autores extranjeros podemos señalar otra obra en la misma senda misteriosa y de experiencias inexplicables para el público juvenil, la Trilogía de los Accelerati, de Eric Elfman y Neal Shusterman, colección que Anaya lanzó al calor de la proclamación por la ONU de 2015 como el Año  Internacional de la Luz y las Tecnologías basadas en la Luz y que en su próxima entrega estará inspirada en Stephen Hawking. De momento incluye dos títulos: El desván de Tesla y La bolera de Edison. Tampoco podemos olvidar las obras de temática romántica. La novela romántica juvenil goza de un auge importante y autores, como Javier Ruescas o Blue Jeans, consiguen enganchar a muchos lectores adolescentes y jóvenes.

domingo, 27 de marzo de 2016

10 Ideas para celebrar el Día del Libro en la escuela

Cualquier mes es bueno para leer pero solo abril es el mes del LIBRO.


El Día Internacional del Libro se celebra mundialmente con la finalidad de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual. Es una celebración promovida por la UNESCO desde 1995.

Supuestamente coincide con el fallecimiento de Miguel de CervantesWilliam Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega en el año 1616. Aunque en realidad Cervantes falleció un día 22 y fue enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano

La lectura es una herramienta vehicular ligada a todas las áreas/materias curriculares. Pero más allá de la lectura académica también hay vida, y la escuela debe ayudar al alumnado a descubrirla y disfrutarla.

Recojo en esta entrada algunas ideas prácticas, adaptables a las diferentes etapas educativas, para celebrar en los centros esta importante festividad. 


¿Cómo celebrar el Día del Libro en la escuela?

1.- Mercadillo de intercambio de libros de 2ª mano
Se solicita previamente al alumnado que aporte libros que ya ha leído y que le gustaría intercambiar. Una vez recogidos se clasifican por edades aproximadas, temáticas, géneros literarios (depende del centro y del nivel educativo). 
Por cada libro aportado, cada alumno/a obtendrá un recibo con el que podrá acceder a un nuevo texto en el mercadillo.
Es interesante que los tenderetes del mercado de libros se estructuren en relación a la clasificación previamente realizada (tenderete de primeros lectores, tenderete de narrativa/poesía/teatro etc.).


                            
2.- Apadrinamiento lector
Compartir lecturas siempre es un placer, tanto para el que lee como para el que escucha. Apadrinar a un lector, es una actividad que puede realizarse tanto en Primaria (niños mayores leen a niños pequeños) como en etapas posteriores (mi padrino/madrina de manga, novela gráfica o poesía).
Crear espacios y tiempos para que padrinos y apadrinados compartan lecturas es una actividad estupenda para desarrollar un 23 de abril.
                                   


3.- Al aire libro
¿Y si salimos del centro a llenar espacios públicos de lectura? Un parque, una plaza, una calle peatonal o una playa cercana a la escuela son lugares estupendos para leer y dejarse ver leyendo un 23 de abril cualquiera.
                                             

4.- Certamen de escritura y lectura digital
Organizar concursos literarios de poemas, cuentos, haikus... es todo un clásico en los centros educativos en esta fecha. Pero ¿y si este año innovamos e introducimos la variante del la lectura y escritura digital?
                                                     
5.-Talleres de escritura creativa

  • La ensalada de cuentos ("Gramática de la fantasía", Gianni Rodari), en la que conviven en un encuentro fantástico, personajes de distintos cuentos
                       Podemos aplicar esta técnica de varias formas:
     -Mezclando personajes de distintos cuentos.
   -Mezclando los títulos de distintos cuentos.

  • Los cuentos redondos. Consiste en secuenciar las escenas de cualquier cuento distribuyéndolas en platos de papel. Así, los niños y las niñas podrán hacer de cuentacuentos, desarrollando habilidades de expresión oral, afianzando el vocabulario, aprendiendo a secuenciar una historia y perdiendo el miedo escénico delante de un público que escucha ante ellos.
                         

  • El cadaver exquisito. Es una técnica de escritura cooperativa en la que intervienen varias personas que crean un texto colectivo. Es un juego que usaron los surrealistas en 1925, en el que los participantes escribían por turnos en una hoja de papel que se iba doblando, dejando ver tan sólo la última palabra o frase, que continuaba el siguiente jugador al que se le pasaba el papel. Podía ser un texto narrativo o una poesía. El término originario procede del francés cadavre exquis, frase resultante de la primera vez que se jugó "Le cadavre- exquis- boira- le vin- nouveau (El cadáver exquisito beberá el vino nuevo).                                                                                                               
  • ¿Qué clase de monstruo eres? Se trata de una tabla para localizar qué tipo de monstruo somos cada uno de nosotros, según la fecha de nacimiento y las iniciales de nuestros apellidos. Una vez que conozcamos el monstruo que llevamos dentro...
                 - Podemos inventar una historia.
                 - Podemos describirnos.
                 - Podemos crear poesías, haikus, adivinazas...

  • No me cuentes historia ¡Dibújamelas!
        ¿Qué tal narrar en clave #visualthinking? Te invito a conocer esta interesante propuesta a través de su espacio web.
                                                       No me cuentes historias. ¡Dibújamelas!

6.- Cine Fórum.  Compartir y comentar (mucho mejor sería comparar en el caso de haber leído) libros que se han llevado al cine. Los hay para todas las edades, temáticas y géneros pues la literatura es una fuente inagotable para el séptimo arte.
                                                         
7.- Museo de lecturas.  Si dedicamos la celebración a un texto concreto o la obra de un autor,  podemos elaborar una exposición temática que incluya objetos, vestimentas, comidas, ambientación, carteles, fotografías  y hasta olores...
                         Ejemplo: Museo de Julio Verne
                                                  
8.- Lecturas bajo el brazo. Un día para que todo el centro lleve la lectura a mano. Alumnado, docentes, personal de servicios, todos dejarán al descubierto su lectura. Por megafonía se irán marcando a lo largo de la jornada parones de actividad, de 5 minutos  cada uno, para LEER donde te pille.

9.-Literatura de cordel. La literatura de cordel es un tipo de poesía de tradición hispano-lusa expuesta en tendederos de cuerdas, de ahí su nombre. 

¿Qué tal si elaboramos un tendedero colaborativo con los textos de todo el centro?

                                   

10.- Encuentros con autores. Acceder a un escritor/a, si se tiene la posibilidad.


Si tienes alguna idea más para celebrar el Día del Libro ¿Compartes?


lunes, 24 de agosto de 2015

Las TIC: una herramienta para la implementación del aprendizaje basado en Proyectos

La tecnología puede ayudar al docente en el diseño o planificación de  proyectos, en su desarrollo e implementación y en la evaluación de los mismos. Así mismo, puede ser una herramienta que le facilite la interacción educativa con sus estudiantes y con otros docentes. Por otro lado, las TIC pueden contribuir a facilitar el trabajo del estudiante en un doble sentido: por un lado, fomentando su trabajo individual, y por otro, estimulando la interacción educativa con sus compañeros de grupo de trabajo. Finalmente, las TIC pueden ayudar a poner en relación al estudiante con el contenido.

martes, 18 de agosto de 2015

La evaluación de proyectos educativos: rúbricas y portafolios





Por si es de vuestro interés os enlazo un documento mío, que contiene consideraciones generales sobre la evaluación de proyectos educativos y una definición y descripción de tipos de rúbricas y portafolios de evaluación, así como los tipos de evidencias que es necesario tener en cuenta.

Espero que sea de utilidad.

lunes, 17 de agosto de 2015

Colección 7 competencias clave: competencias sociales y cívicas

               
Las competencias sociales y cívicas implican la habilidad y capacidad para utilizar los conocimientos y actitudes sobre la sociedad, entendida desde las diferentes perspectivas, en su concepción dinámica, cambiante y compleja, para interpretar fenómenos y problemas sociales en contextos cada vez más diversificados; para elaborar respuestas, tomar decisiones y resolver conflictos, así como para interactuar con otras personas y grupos conforme a normas basadas en el respeto mutuo y en convicciones democráticas. Además de incluir acciones a un nivel más cercano y mediato al individuo como parte de una implicación cívica y social. Se trata, por lo tanto, de aunar el interés por profundizar y garantizar la participación en el funcionamiento democrático de la sociedad, tanto en el ámbito público como privado, y preparar a las personas para ejercer la ciudadanía democrática y participar plenamente en la vida cívica y social gracias al conocimiento de conceptos y estructuras sociales y políticas y al compromiso de participación activa y democrática.

La competencia social se relaciona con el bienestar personal y colectivo. Exige entender el modo en que las personas pueden procurarse un estado de salud física y mental óptimo, tanto para ellas mismas como para sus familias y para su entorno social próximo, y saber cómo un estilo de vida saludable puede contribuir a ello. Para poder participar plenamente en los ámbitos social e interpersonal es fundamental adquirir los conocimientos que permitan comprender y analizar de manera crítica los códigos de conducta y los usos generalmente aceptados en las distintas sociedades y entornos, así como sus tensiones y procesos de cambio. La misma importancia tiene conocer los conceptos básicos relativos al individuo, al grupo, a la organización del trabajo, la igualdad y la no discriminación entre hombres y mujeres y entre diferentes grupos étnicos o culturales, la sociedad y la cultura. Asimismo, es esencial comprender las dimensiones intercultural y socioeconómica de las sociedades europeas y percibir las identidades culturales y nacionales como un proceso sociocultural dinámico y cambiante en interacción con la europea, en un contexto de creciente globalización. Los elementos fundamentales de esta competencia incluyen el desarrollo de ciertas destrezas como la capacidad de comunicarse de una manera constructiva en distintos entornos sociales y culturales, mostrar tolerancia, expresar y comprender puntos de vista diferentes, negociar sabiendo inspirar confianza y sentir empatía. Las personas deben ser capaces de gestionar un comportamiento de respeto a las diferencias expresado de manera constructiva. Asimismo, esta competencia incluye actitudes y valores como una forma de colaboración, la seguridad en uno mismo y la integridad y honestidad. Las personas deben interesarse por el desarrollo socioeconómico y por su contribución a un mayor bienestar social de toda la población, así como la comunicación intercultural, la diversidad de valores y el respeto a las diferencias, además de estar dispuestas a superar los prejuicios y a comprometerse en este sentido.

La competencia cívica se basa en el conocimiento crítico de los conceptos de democracia, justicia, igualdad, ciudadanía y derechos humanos y civiles, así como de su formulación en la Constitución española, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en declaraciones internacionales, y de su aplicación por parte de diversas instituciones a escala local, regional, nacional, europea e internacional. Esto incluye el conocimiento de los acontecimientos contemporáneos, así como de los acontecimientos más destacados y de las principales tendencias en las historias nacional, europea y mundial, así como la comprensión de los procesos sociales y culturales de carácter migratorio que implican la existencia de sociedades multiculturales en el mundo globalizado. Las destrezas de esta competencia están relacionadas con la habilidad para interactuar eficazmente en el ámbito público y para manifestar solidaridad e interés por resolver los problemas que afecten al entorno escolar y a la comunidad, ya sea local o más amplia. Conlleva la reflexión crítica y creativa y la participación constructiva en las actividades de la comunidad o del ámbito mediato e inmediato, así como la toma de decisiones en los contextos local, nacional o europeo y, en particular, mediante el ejercicio del voto y de la actividad social y cívica. Las actitudes y valores inherentes a esta competencia son aquellos que se dirigen al pleno respeto de los derechos humanos y a la voluntad de participar en la toma de decisiones democráticas a todos los niveles, sea cual sea el sistema de valores adoptado. También incluye manifestar el sentido de la responsabilidad y mostrar comprensión y respeto de los valores compartidos que son necesarios para garantizar la cohesión de la comunidad, basándose en el respeto de los principios democráticos. La participación constructiva incluye también las actividades cívicas y el apoyo a la diversidad y la cohesión sociales y al desarrollo sostenible, así como la voluntad de respetar los valores y la intimidad de los demás y la recepción reflexiva y crítica de la información procedente de los medios de comunicación.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Colección 7 competencias clave: Aprender a aprender, la metacompetencia

               

¿Sabemos con seguridad que implica la competencia aprender a aprender?

La competencia de aprender a aprender es fundamental para el aprendizaje permanente que se produce a lo largo de la vida y que tiene lugar en distintos contextos formales, no formales e informales.
Esta competencia se caracteriza por la habilidad para iniciar, organizar y persistir en el aprendizaje. Esto exige, en primer lugar, la capacidad para motivarse por aprender. Esta motivación depende de que se genere la curiosidad y la necesidad de aprender, de que el estudiante se sienta protagonista del proceso y del resultado de su aprendizaje y, finalmente, de que llegue a alcanzar las metas de aprendizaje propuestas y, con ello, que se produzca en él una percepción de auto-eficacia. Todo lo anterior contribuye a motivarle para abordar futuras tareas de aprendizaje.
En segundo lugar, en cuanto a la organización y gestión del aprendizaje, la competencia de aprender a aprender requiere conocer y controlar los propios procesos de aprendizaje para ajustarlos a los tiempos y las demandas de las tareas y actividades que conducen al aprendizaje. La competencia de aprender a aprender desemboca en un aprendizaje cada vez más eficaz y autónomo.
Aprender a aprender incluye, en tercer lugar, conocimientos sobre los procesos mentales implicados en el aprendizaje (cómo se aprende). Además, esta competencia incorpora el conocimiento que posee el estudiante sobre su propio proceso de aprendizaje que se desarrolla en tres dimensiones: a) el conocimiento que tiene acerca de lo que sabe y desconoce, de lo que es capaz de aprender, de lo que le interesa, etcétera; b) el conocimiento de la disciplina en la que se localiza la tarea de aprendizaje y el conocimiento del contenido concreto y de las demandas de la tarea misma; y c) el conocimiento sobre las distintas estrategias posibles para afrontar la tarea.
Todo este conocimiento se vuelca en destrezas de autorregulación y control inherentes a la competencia de aprender a aprender, que se concretan en estrategias de planificación en las que se refleja la meta de aprendizaje que se persigue, así como el plan de acción que se tiene previsto aplicar para alcanzarla; estrategias de supervisión desde las que el estudiante va examinando la adecuación de las acciones que está desarrollando y la aproximación a la meta; y estrategias de evaluación desde las que se analiza tanto el resultado como del proceso que se ha llevado a cabo. La planificación, supervisión y evaluación son esenciales para desarrollar aprendizajes cada vez más eficaces. Todas ellas incluyen un proceso reflexivo que permite pensar antes de actuar (planificación), analizar el curso y el ajuste del proceso (supervisión) y consolidar la aplicación de buenos planes o modificar los que resultan incorrectos (evaluación del resultado y del proceso). Estas tres estrategias deberían potenciarse en los procesos de aprendizaje y de resolución de problemas en los que participan los estudiantes.
Aprender a aprender se manifiesta tanto individualmente como en grupo. En ambos casos el dominio de esta competencia se inicia con una reflexión consciente acerca de los procesos de aprendizaje a los que se entrega uno mismo o el grupo. No solo son los propios procesos de conocimiento, sino que, también, el modo en que los demás aprenden se convierte en objeto de escrutinio. De ahí que la competencia de aprender a aprender se adquiera también en el contexto del trabajo en equipo. Los profesores han de procurar que los estudiantes sean conscientes de lo que hacen para aprender y busquen alternativas. Muchas veces estas alternativas se ponen de manifiesto cuando se trata de averiguar qué es lo que hacen los demás en situaciones de trabajo cooperativo.